Dingo, una aventura de acogimiento familiar

Dingo, una historia de acogimiento familiar

Dingo y Mamá Fifí han perdido a todo su grupo. Mamá Fifí tiene que buscarlos pero Dingo no puede seguirle el ritmo porque es muy pequeño ¿quién lo cuidará mientras? En este cuento descubrirás una medida de protección para la infancia que existe en la actualidad: el acogimiento familiar.

¿Sabías que al igual que Dingo, existen muchos niños y niñas que no pueden vivir con su familia por diversos motivos (crisis familiares, maltrato, abandono…)? ¿Qué pasa con esos niños y niñas? En Málaga hay unos 200 menores que están esperando crecer en una familia, a alguien que les cuide, les quiera y que sea su familia todo el tiempo que lo necesite. Y para buscar a esa familia necesitamos TU AYUDA.

Descárgate el cuento que hemos creado, se compartirá automáticamente en tus redes sociales y así darás más visibilidad a la labor de acogimiento familiar tan desconocida en la sociedad. Es gratis y nos ayudarás a que esos niños y niñas ¡crezcan en una familia!

 

Descárgate nuestro cuento

 

Si lo compartes por Facebook, copia y pega este texto en tu publicación: ¿Sabías que hay niños y niñas que no pueden vivir con su familia por diversos motivos (maltrato, abandono, crisis familiares…). Normalmente, esos niños pasan a vivir en un centro, allí les cuidan muy bien y no les falta de nada, pero con una familia y bajo el calor de un hogar estarían mucho mejor. En este cuento hablamos de eso, del acogimiento familiar. En #Málaga hay unos 200 niños/as que están esperando a que alguien les quiera y les cuide. A que alguien quiera ser su familia durante un tiempo. TÚ PODRÍAS SER SU FAMILIA. ¡¡Llámanos y ACOGE!! 952 226 753 – 900 103 233.

Si lo compartes por Twitter, añádele la imagen que está arriba de Mamá Fifí abrazando a Dingo.

¿Tienes problemas para descargarlo? ¡Vaya! Este sistema no es compatible con algunos dispositivos móviles y justo te ha tocado a ti. Si ves que no te deja compartir o descargártelo, prueba desde otro dispositivo o desde un ordenador. ¡GRACIAS POR COLABORAR!