Modalidades de acogimiento familiar

14 de abril de 2021

Como ya sabes, el acogimiento familiar es una medida de protección a la infancia encaminada a facilitar la vida en familia a los menores que han tenido que ser separados de sus familias de origen por incapacidad o imposibilidad de ser atendidos adecuadamente.

Lo que se pretende con esta medida es favorecer que estos niños crezcan de la manera más normalizada posible, evitando internamientos prolongados en los centros de protección. Mediante la delegación de la guarda y custodia del menor a la familia acogedora, facilita, además un ambiente lo más adecuado posible para el desarrollo del menor.

Pero, ¿sabías que hay diferentes modalidades de acogimiento familiar dependiendode su duración y objetivos? ¿Quieres que te hablemos de ellas? ¡Pues allá vamos!

  • Acogimiento familiar temporal: en el que entrarían menores de cualquier edad que necesitan estar bajo los cuidados de una familia mientras se resuelve su situación. Puede ser por ejemplo, un niño o una niña que tiene más de siete años y para quien no se prevee una pronta reintegración con su familia biológica y no parecen existir muchas posibilidades de adopción. Tiene una duración máxima de dos años, salvo que el interés del menor aconseje una prórroga ante la previsible reintegración del menor o la adopción de otra medida definitiva.
  • Acogimiento familiar de urgencia: el acogimiento de urgencia es una modalidad de acogimiento cuyo objetivo es darle al o la menor un hogar de manera inmediata, evitando que tengan que pasar por un centro residencial. Podría ser, por ejemplo, un/a bebé que es dado en adopción. Mientras se tramitan los papeles y se establece cuál va a ser la familia adoptiva de este bebé pasa un tiempo y, durante este tiempo ¿quién cuida a este bebé? Una familia de acogida de urgencia. De hecho, se llama así, «de urgencia» porque pueden llamarte en cualquier momento para decirte que hay un o una menor que necesita un hogar. Por eso, se pide que, al menos, una de las personas acogedoras, no esté trabajando para poder compatibilizar la urgencia. Esta modalidad que cuenta con ayuda económica y suele implicar a niños o niñas menores de siete años. Tiene una duración máxima de seis meses.
  • Acogimiento familiar permanente: se da como medida de protección estable cuando no hay previsto un regreso con la familia biológica. Podría ser, por ejemplo, el caso de una niña que fue acogida en la modalidad de temporal cuando tenía seis años. Supongamos que esta niña ya lleva un par de años con su familia de acogida en la modalidad de temporal (que tiene una duración máxima de dos años) y su familia biológica no la ha reclamado y sigue sin hacerlo. ¿Qué pasa entonces con esta niña? Antes que el posible regreso a un centro de protección de menores se le propone a la familia acogedora la opción del acogimiento permanente. De hecho, se llama así, «permanente» porque supone que el/la menor se queda con la familia hasta la mayoría de edad. Una vez cumplidos los 18 años, sería ya el/la joven quien decidiese si prefiere seguir viviendo con su familia de acogida (siendo esto lo que más se da), prefiere independizarse o intenta volver con su familia biológica. Esta modalidad puede contar con ayudas dependiendo de la situación económica de la familia acogedora. Está indicada para niños y niñas mayores de siete años. La modalidad de acogimiento especializado también podría ser permanente.
  • Acogimiento especializado: se da cuando los niños/as tienen una discapacidad física, psíquica, una enfermedad o han sufrido malos tratos, abusos, etc. Al ser una situación especial, al menos un miembro de la familia acogedora deberá tener formación, cualificación o experiencia para atender estas necesidades. Además, se deberá poder tener dedicación plena, por lo que también es remunerado. Puede ser por ejemplo el caso de un niño o una niña con algún trastorno que está en un centro, que no se prevee regreso con su familia biológica. Este tipo de acogimiento puede ser temporal (que duraría como máximo dos años) o permanente (que sería hasta que el/la menor alcanzara la mayoría de edad).

Te recordamos que, el acogimiento familiar es una medida que se rige a nivel autonómico, por lo que cambia de una comunidad autónoma a otra. 

Tienes más información de las modalidades en Andalucía aquí mismo.