¿Qué es el acogimiento permanente?

Acogimiento permanente


El acogimiento permanente es una modalidad del acogimiento que establece la Ley Orgánica 1/1996, de 15 de enero, de Protección Jurídica del Menor, y se da cuando no se prevee que un niño o una niña pueda volver con su familia biológica y la adopción es improbable.

Según la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación de la Junta de Andalucía, los objetivos del mismo son:

Una de las preguntas que nos suelen hacer las familias interesadas en acoger es si el acogimiento permanente es para siempre. Y la respuesta es: no. El acogimiento permanente dura hasta la mayoría de edad. ¿Y qué pasa en ese momento? Ahí, al ser mayores de edad, son ellos y ellas los que deciden qué quieren hacer: la mayoría suele quedarse con su familia acogedora, pero también podría independizarse o intentar buscar a su familia biológica si ve que hay posibilidades de establecer algún tipo de relación.

Pongamos por ejemplo un niño o una niña que ya lleva un par de años en una familia acogedora (en la modalidad de acogimiento temporal); una vez transcurrido ese tiempo, esa modalidad de acogimiento se agota, entonces, si está bien con su familia acogedora se les suele proponer el acogimiento permanente. Si aceptan, estaría bajo los cuidados de esa familia hasta la mayoría de edad.

Otras modalidades del acogimiento familiar

La permanente tan sólo es una de las modalidades de acogimiento familiar que la Junta de Andalucía establece en función de la Ley Orgánica 1/1996, de 15 de enero, de Protección Jurídica del Menor, pero existen otros tipos de acogimiento como el de urgencia, el temporal o el especializado.

Y aunque cada uno de ellos tiene una función, a la postre, todos pretenden lo mismo: que los peques que, por motivos ajenos a ellos, no pueden contar con su familia biológica en un momento dado, crezcan de la manera más normalizada posible, evitando internamientos prolongados en los centros de protección.

Esta medida, mediante la delegación de la guarda y custodia del menor a la familia acogedora, pretende facilitar al menor un ambiente lo más adecuado posible para su desarrollo, considerando que un entorno familiar es el que mejor puede responder a sus necesidades físicas, cognitivas, emocionales y sociales.

En Infania estamos siempre a la búsqueda de lo que nos gusta llamar familias tirita o familias canguro. Familias, al fin y al cabo, que pueden ser monoparentales o monomarentales; estar compuestas por una pareja de mujeres, una pareja de hombres, o una pareja de mujer y hombre; con o sin hijos biológicos, que quieran cuidar a estos niños y niñas. Porque son peques que lo único que necesitas es saber lo que es el calor de un hogar mientras su familia no puede cuidarles.

Sobre todo, nos hacen falta familias que quieran acoger a niños y niñas mayores de 7 años o a grupos de hermanos/as. Así que, sí tú también quieres ser una de esas familias ajenas acogedoras sólo tienes que llamarnos. 

Te recordamos que nosotros trabajamos principalmente en #Málaga provincia, pero el acogimiento familiar se hace en todas las provincias de España y en todas necesitan familias.