¿Por qué hay niños y niñas creciendo en centros y no con sus familias?



 

Es una duda bastante común. El acogimiento familiar es una medida tan desconocida que, cuando una familia le cuenta a su entorno que va a acoger, muchas veces, no terminan de saber qué es exactamente. El caso es que, cuando lo explican, muchas tienen que escuchar la clásica y amarga frase de: «Si está en un centro, algo habrá hecho…».

Sin embargo, no tiene nada que ver. Recordemos que los niños y niñas que están esperando ser acogidos/as es porque sus padres, por una situación X, no pueden cuidarles. Esta situación puede tener un múltiples motivos: que sus padres estén ingresados en el hospital y nadie más pueda hacerse cargo de ellos/as, que los progenitores estén en un programa de superación de adicciones, que sean menores y hayan llegado solos a nuestro país, etc. Hay tantas posibilidades como niños y niñas hay, porque cada caso es único. Pero, lo que sí está claro en todos los casos, es que los niños y niñas no tienen la culpa de haberse visto en esa situación.

¿Y por qué no los cuida su propia familia? Esta es la pregunta que suele venir a continuación. Queremos aclarar que, cuando un niño o una niña pasa a ser cuidado por un familiar cercano, como unos abuelos, una tía u otros parientes, también es acogimiento. Se llama acogimiento en familia extensa y es el más común de todos.

Así que, si alguna vez te dicen que «Si está en un centro, algo habrá hecho…», mándale este post y aclara las cosas, por favor, los pequeños/as no pueden hacerlo.