Málaga necesita más de 300 familias de acogida

Infania llamamiento urgente


Escenas cotidianas como recibir un beso de buenas noches, ver una peli acurrucado en el sofá junto a su familia o ir a casa de los abuelos son escenas que no forman parte de los niños y niñas que viven en centros de acogida.

Esos momentos que tenemos tan normalizados en nuestro día a día son fundamentales para el desarrollo y la autoestima de un menor. Y el trabajo de las asociaciones que, como Infania se dedican al acogimiento, se centra, precisamente, en promover el derecho que un menor tiene de vivir en familia.

En Málaga hay 363 niños y niñas que viven al amparo de centros residenciales a espera de ser acogidos por una familia.  Son menores que están perfectamente cuidados en sus residencias, pero que necesitan algo más que lo que el personal de los centros pueden darles. Porque lo que necesitan no es más que el amor, el cariño y la normalidad que pueden tener en un hogar. 

“Se trata de atender a estos niños y niñas víctimas de una situación que no han elegido y que les priva del calor de un hogar y las vivencias que todos hemos disfrutado durante nuestra infancia”, explica el presidente de Infania, Juanjo Casado. “Es una labor social de mucha importancia para la infancia ya que posibilita la convivencia en familia a estos menores. Esto es algo que nos define como ser humano”.

En este contexto, la Asociación Infania, puso en marcha, el pasado 16 de diciembre, la campaña ‘Sólo quiero un hogar’, con la colaboración de la Junta de Andalucía y entidades SAAF (Servicio de Apoyo al Acogimiento Familiar) como Apraf (Jaén), Alcores (Huelva) y Aldaima (Granada). 

Toda vez que cada una de las asociaciones participantes se ha hecho eco de sus propias necesidades provinciales, a nivel autonómico, los números que manejamos son estos: hoy hay, en toda Andalucía, cerca de 3.500 niños, niñas y adolescentes que necesitan un hogar.

La campaña en Málaga 

Casado, aclara que, desde el inicio de la campaña hasta ahora, se ha notado bastante repercusión. “Hemos recibido un número de llamadas superior a lo habitual” -101 en total y más de 200 consultas en redes-, toda vez que, en dichas consultas se ha detectado una “mayor sensibilización y predisposición de las familias”. Esto se debe, en su opinión, a que, “se ha conseguido comunicar mejor en qué consiste el acogimiento, y las familias acuden con un nivel de conocimiento superior a la media de lo que suele ser habitual en las campañas”. 

En concreto, el número de familias que han iniciado gestiones para formalizar acogimientos – se trata de un proceso de meses -, ha sido de 50 desde el arranque de la campaña. “La media de familias nuevas al año suele estar en torno a las 15 familias”.

Y aún así, siguen haciendo falta familias en nuestra ciudad. En concreto hacen falta familias para 363 menores que viven en centros. Sobre todo, hacen falta familias que quieran acoger a niños y niñas mayores de 7 años o a grupos de hermanos/as. 

Y también, claro está, hacen falta familias para los llamados acogimientos de urgencia, que no son otra cosa que los acogimientos temporales de menores de siete años en los que Málaga, ha sido, durante años, líder, “El modelo de acogimiento familiar de urgencia ha permitido que los niños y niñas menores de 7 años vayan a una familia desde que se produce la retirada, lo que favorece mucho que puedan seguir siendo atendidos en familia, según nuestra experiencia”.

Sólo quiero un hogar

La campaña ‘Sólo quiero un hogar’ arrancó el pasado 16 de diciembre con la difusión, a través de las redes sociales de la Junta de Andalucía y de las asociaciones participantes, de tres spots en los que se cuentan situaciones inauditas basadas en hechos reales: una niña de 4 años que se pone muy contenta porque nunca había tenido una tirita; un niño de 6 años que no sabe cómo se da un abrazo y una adolescente que le dice a su educador que quiere una familia en estas fiestas (Navidad). Estas historias han sido extraídas de testimonios reales sobre niños y niñas que fueron acogidos. 

«Una sociedad digna y humana no puede permitir que haya un menor sin un hogar», explicó la consejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, Rocío Ruiz Domínguez, durante la presentación de dicha campaña. Los requisitos para acoger, aseveró la consejera, son estos: “humanidad y generosidad”. 

“La idea fundamental nace de la realizar una campaña con un mismo mensaje en diferentes territorios para tener un mayor impacto, pero sin renunciar a las necesidades particulares de cada provincia”, explica Juanjo Casado quien insiste en lo buena que ha sido la colaboración con la Junta y las demás entidades para mejorar “los recursos disponibles y tener variedad en las acciones a realizar”.

Teniendo en cuenta que el acogimiento familiar es aún una medida relativamente desconocida, cada uno de los spots van acompañados de un texto donde se explica en qué consiste el acogimiento y se aportan datos para ampliar información. Además, se ha creado soloquierounhogar.org, una web específica para la campaña donde cualquier persona puede encontrar qué es una familia acogedora, los primeros pasos que hay que realizar para acoger, algunas preguntas frecuentes y varios testimonios de personas que ya han acogido.

¿Qué es el acogimiento? 


El acogimiento familiar es una medida de protección para niños, niñas y adolescentes que han sufrido maltrato, han sido abandonados o no han recibido los cuidados adecuados. También se da el caso de menores que tienen a sus padres enfermos y no cuentan con nadie cerca que pueda cuidarles. 

¿Qué pasa con esos niños y niñas? Pues, al no poder vivir con sus familias biológicas, suelen ir a un centro de acogida. Allí les cuidan muy bien, pero un ambiente familiar sería mucho mejor para “normalizar” su situación. 

¿Quién puede acoger? Cualquier persona que pueda ofrecer una estabilidad y una estancia para el niño o la niña que vayan a acoger. Las circunstancias personales de la familia acogedora son indiferentes. Da igual que se trate de una familia de cinco, una persona soltera, una pareja con hijos, sin hijos, formada por dos mujeres, formada por dos hombres. Lo único que importa es que sea una familia que quiera y pueda ofrecer amor a un menor que lo necesita. 

Para las personas que se están pensando convertirse en familia acogedora y no termina de decidirse, el presidente de Infania concluye que “acudir a una charla online, contactar con otras familias que también se interesan y aclarar esas dudas que no asaltan para decidirnos a ser familia acogedora. Esa puede ser una buena forma de empezar”. Y para ello, para empezar, no tienen más que llamar o escribir a Infania en los teléfonos 952 22 67 53 / 900 10 32 33. o en el e-mail: infania@infania.org.