Los progenitores acusados de maltrato no podrán visitar a sus hijos/as menores



No hace ni una semana desde que ha entrado en vigor una nueva reforma del Código Civil por la que se determina padres incursos en proceso penal por violencia de género no podrán disfrutar de un régimen de visitas a sus hijos/as menores.

Así, la reforma del artículo 94 del código Civil, fija que si hay una orden de protección y existen indicios de que los menores han podido presenciar o sufrir violencia doméstica, la judicatura ha de suspender el régimen de visitas e incluso la comunicación del padre con los/las pequeños/as.

El principal objetivo de esta medida es proteger a los y las menores y luchar contra la violencia vicaria, que es la ejercida por maltratadores sobre sus hijos o hijas con el objeto de causar el mayor daño posible a sus parejas o exparejas.

En este sentido, la última macroencuesta de violencia sobre la mujer cuenta en más de 1,68 millones el número de niños y niñas que viven en hogares en los que su madre es agredida por parte de su pareja o expareja. En el 51,7 % de los casos, el maltrato a la madre ha estado acompañado de maltrato a los/las menores.

Asimismo, la mayor parte de los cuarenta asesinatos a pequeños/as de mano de sus progenitores o de las parejas o exparejas de sus madres desde 2013 se produjeron tras la separación, el divorcio o tras iniciar la mujer una nueva relación sentimental.

De acuerdo con la ley de protección de la infancia y la adolescencia, los y las menores expuestos a una situación de violencia de género son considerados/as víctimas de la misma desde 2015.