¿Cómo ser acogedor?

Si quiere ser una familia acogedora puede recoger su solicitud en nuestras oficinas o descargársela de esta web. En Infania puede informarse sobre todo el proceso de tramitación, formación y valoración para la idoneidad. Estaremos encantado de recibirles y facilitarles toda la información para formar parte de nuestro grupo de familias acogedoras.

 

 

Pasos que Infania recomienda

  1. Información previa. La familia interesada, antes de la presentación de la solicitud, debería conocer de primera mano cuales son las cuestiones esenciales que constituyen el acogimiento familiar para disponer de todos los elementos necesarios para poder tomar una decisión. Una vez conocidas las principales elementos sobre el papel que desempeña la familia acogedora y subsanadas las dudas que le pueda surgir a la familia podemos pasar al siguiente paso.
  2. La presentación de la solicitud y la documentación. Supone la apertura de expediente en Infania y el acceso a las siguientes fases del proceso de valoración de la idoneidad para ser familia acogedora. Todas las fases que desde este momento se realicen van a ser elementos de juicio para el resultado de la declaración de idoneidad.
  3. La formación de los solicitantes. Es el momento en el que se les instruirá en los diferentes aspectos que constituyen el acogimiento familiar y las cuestiones relacionadas con esta medida de protección a la infancia. Se ampliará la información con respecto a la duración, características, clases, aspectos legales, el sistema de protección, características de los menores a acoger, las funciones del acogedor, la labor de Infania como entidad de mediación, el papel de la la familia biológica del menor, los encuentros del menor con su familia de origen, la despedida y un largo etcetera.
    Esta etapa supone un momento propicio para que la persona interesada realice una reflexión profunda sobre el modo en el que pretende colaborar con la infancia, ya que el/los solcitante/s cuentan con numerosos oportunidades para el análisis de sus motivaciones, capacidades educativas, disponibilidad de tiempo, expectativas, etc. Durante todas las fases estamos a disposición de las familias para atender sus inquietudes, pretendemos que las familias tomen sus decisiones perfectamente informados y con libertad.
  4. Valoración psicosocial de la unidad familiar. En esta fase se pretende conocer la realidad cotidiana del hogar acogedor, la historia personal de cada uno de sus miembros, la composición familiar, las habilidades educativas, los recursos materiales de los que se dispone, las capacidades afectivas, la red de apoyo social, las expectativas con respecto a la medida del acogimiento familiar, las motivaciones; en definitiva, todas aquellas cuestiones necesarias para el conocimiento del núcleo familiar.

De este análisis se emite informe psicosocial en el que se vierte la información obtenida y se valora a la familia para determinar la idoneidad del/ los solicitante/s y el perfil que se solicite y ajuste a la familia. Este documento se traslada al Servicio de Protección de Menores donde será revisado por el EVI (Equipo de Valoración de Idoneidad). La validación del documento supone la aceptación de la valoración y la consiguiente resolución de declaración de idoneidad.

En el caso de que la valoración sea de no idoneidad y ésta sea ratificada por el EVI, la resolución podrá ser apelada mediante recurso a través de procedimientos administrativo y/o judicial. Los interesados no podrán presentar otra solicitud hasta transcurrido al menos un año desde la notificación de la declaración de no idoneidad.