8 Marzo. Especial MUJER en el acogimiento familiar.

7 de marzo de 2022

El 90% de las personas interesadas en nuestras redes por acogimiento familiar son mujeres. Estos datos, que solo muestran una actividad digital, representan perfectamente la realidad con la que nos encontramos en nuestro día a día. Y no solo por las personas interesadas, sino que también, hay una mayoría de mujeres en el ámbito profesional: psicólogas, educadoras, trabajadoras sociales, logopedas… Siempre hay mayoría de mujeres.

«El rol de cuidadora sigue estando asociado a las mujeres. Tradicionalmente los hombres son los que han trabajado para mantener a las familias y las mujeres para cuidar del hogar y de las personas dependientes, sin embargo, la incorporación de las mujeres al mercado laboral no ha significado aun un cambio de modelo. El modelo esperado sería la corresponsabilidad pero éste requiere una toma de conciencia que permita una revisión constante. » Comenta nuestra psicóloga Ruth Jaime sobre la realidad actual.

La desigualdad en el acogimiento familiar

«El acogimiento familiar no es más que una manera de ejercer los cuidados sobre los niñas y niñas que se encuentran en un estado de vulnerabilidad. Las mujeres son, en la mayoría de las ocasiones, quienes inician el proceso: suelen ser ellas las que llaman y activan el procedimiento.»

Testimonio de Ruth Jaime sobre la desigualdad en el acogimiento familiar.

Continúa Ruth Jaime, que ha notado cierta diferencia entre el acogimiento en familia extensa (es decir, cuando son los familiares como tías o abuelas quienes se encargan de los cuidados del niño o la niña que lo necesita) y el acogimiento en familia ajena (cuando nadie de su familia puede o quiere cuidar de estos niños y niñas y son acogidos por una familia con la que no tienen ningún lazo anterior).

«En los acogimientos que se realizan en familia ajena, nos encontramos con familias que vienen muy concienciadas, ambas partes, con la desigualdad social en todas su vertientes. En muchas ocasiones llevan a la práctica modos de crianza mas igualitarios. Sin embargo, en los acogimientos que se realizan en familia extensa, generalmente, nos encontramos con perfiles más conservadores, con escasa formación y menos recursos económicos, que reflejan modelos de crianza más tradicionales. Además, en muchas ocasiones se trata de abuelas, existiendo por tanto una diferencia generacional significativa. Además, en los acogimientos en familia extensa son las mujeres las que llevan la carga del acogimiento, siendo, normalmente, ellas las que participan en los seguimientos, en los planes de apoyo o en las formaciones a las que son invitadas, pese a que, en muchas ocasiones, ellas también trabajan fuera del hogar.»

Familias monomarentales: más madres solteras de acogida que padres solteros de acogida.

«Un hecho significativo al respecto es que cuando se da la situación de familia acogedora monoparental la generalidad es que está formado por mujeres, habiendo alguna excepción poco significativa» Observa Ruth Jaime.

Carolina es madre acogedora soltera. Vive a más de 200 kilómetros de su familia y trabaja también fuera de casa, pero asegura que le pueden las ganas de ayudar «Visto desde fuera, parece un poco caos, pero el amor todo lo puede. El amor y una buena organización de vida. Cinco son los años que llevo siendo madre soltera de acogida, la mejor experiencia, sin duda, de mi vida. La mejor decisión que pude tener cuando, aquel viernes a las 7 de la tarde, llamé, por primera vez, a las puertas de infania.»

Testimonio de un chico que, hasta ser acogido, el trato que había visto hacia la mujer era siempre vejatorio.
Cita de un menor acogido extraída de una entrevista en Cadena SER.

¿Y en las familias biológicas?

Ni que decir tiene, que el machismo también influye en el hecho de que haya niños, niñas y adolescentes que necesitan ser separados de su familia para garantizar su propia seguridad. En ocasiones, vienen de ambientes hostiles donde las mujeres han sido maltratadas o donde la principal fuente de violencia proviene por parte de un hombre.

No obstante, como bien sab´rás, los niños, niñas y adolescentes acogidos, suelen tener visitas con sus propias familias biológicas. Y, una vez más, en esas visitas, son mayoría las mujeres que muestran más compromiso y más constancia.